Personas con síndrome de Down, el gran pendiente de la inclusión laboral

Sólo 1 de cada 10 personas con discapacidad cognitiva o mental tiene empleo en México, estima el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred). El resto, depende económicamente de otras personas, lo que los pone en mayor riesgo de vivir en la pobreza.

Desafortunadamente, la exclusión laboral se debe mucho más a prejuicios que a escasez de talento, como en el caso de quienes tienen síndrome de Down, apunta la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En el marco del Día Mundial del Síndrome de Down, Beatriz Achirica, directora general de la fundación Daunis, opina que la poca apuesta por la inclusión laboral de personas con discapacidad intelectual –como las personas con Down– por miedo y desconocimiento.

Por las creencias que se manejan de manera global acerca del término discapacidad, el hecho de verlas en una situación de deficiencia hace pensar que son personas improductivas”, expresa.

El síndrome de Down es una condición, no una enfermedad. Se trata de una diferencia genética de 47 cromosomas, en lugar de los 46 que usualmente se forman. También se conoce como trisomía 21 debido a que ese cromosoma extra generalmente es una copia del 21.

Sin embargo, esto no es claro para todos. Por ejemplo, la Ley para la Atención Integral de las Personas con Síndrome de Down de la Ciudad de México señala a ese síndrome como un padecimiento médico, “y no una discapacidad producto de la sociedad”.

Esta definición fue impugnada por la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, organismo que presentó en el 2018 una acción de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para que el marco legal sea modificado.

Publicada el
Categorizado como Noticias

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *